China ve amenazado su liderazgo en energías verdes

La lucha de China por reducir la contaminación la ha convertido en el líder mundial en el desarrollo de energías renovables, sin embargo el país se esfuerza sin éxito por integrar granjas eólicas y solares en una red de electricidad anticuada y dominada por el carbón.

El problema amenaza con frenar el progreso conseguido (descontaminando el aire y controlando las emisiones de gas producto del efecto invernadero que lo han convertido en principal contribuyente al cambio climático). A su vez, podría detener cualquier pretensión de los líderes chinos en tomar el liderazgo dejado por Donald Trump al retirarse del acuerdo climático de París.

Mientras los ministros de energía de todo el mundo se reúnen esta semana en Beijing para promover las energías renovables, la dificultad de China para maximizar sus recursos verdes refleja los desafíos que se enfrentan respecto a la mejor manera de transitar hacia una electricidad más limpia.



“Instalaron demasiado rápido”, firma Qiao Liming, directora de China para el Consejo Global de Energía Eólica. “Un mercado real debería permitir que la energía fluya entre dos provincias que actualmente carecen de electricidad” en China.

Mientras los líderes del país estaban preocupados de bajar la contaminación en los espacios urbanos sin disminuir la expansión económica, miles de nuevas turbinas eólicas y paneles solares se instalaron en las provincias remotas de China en los últimos años. China tiene ahora más capacidad de energía renovable que cualquier otra nación.

Sin embargo, según representantes de la industria y observadores externos, dos problemas persistentes han frenado este éxito: La red eléctrica de China no ha podido manejar la afluencia de electricidad nueva a partir de la energía eólica y solar, y algunos funcionarios provinciales han mantenido la preferencia por el carbón.

En la provincia de Gansu, en el oeste de China, un 43% de la energía eólica no se utilizó durante el 2016, un fenómeno conocido en la industria energética como “reducción”. En la vecina región de Xinjiang, la cifra de reducción fue de 38% y en la provincia de Jilin, en el noreste de China, fue del 30%. En promedio la cifra nacional fue de un 17%, considerada “sorprendentemente alta” por la organización de Qiao.

La situación ha mostrado señales de mejora este año, según el Consejo de Electricidad de China. La demanda de energía en general aumentó en el primer trimestre, dando un impulso a las energías renovables después de que la economía recuperó su impulso a partir de la desaceleración del 2016.

Sin embargo, los expertos dicen que la energía desaprovechada continuará siendo un obstáculo para el potencial de energía renovable de China hasta que la red eléctrica del país se modernice y los funcionarios provinciales acaben con su preferencia por el carbón, la que proporciona casi dos tercios de la energía del país.

Durante el invierno muchas plantas de carbón proporcionan electricidad a la red eléctrica y envían sus excedentes a los hogares y negocios, proporcionando calor. Eso ha llevado a los funcionarios provinciales a mantener funcionando las plantas de carbón y rechazar la electricidad eólica disponible a pesar de la presión del gobierno central, indica Lu Xi, profesor de la Escuela de Medio Ambiente de la Universidad de Tsinghua en Beijing.

“En el papel expresan actitudes muy claras para promover las energías renovables, pero en realidad promueven los intereses del carbón”, dijo Frank Yu, especialista en renovables de la consultora Wood Mackenzie.

Para ayudar a resolver el problema, la Administración Nacional de Energía de China ha impulsado la instalación de más turbinas eólicas cerca de Beijing y las ciudades costeras, donde la demanda es más alta. Eso debería permitir que las energías renovables pasen por alto parte del sistema de transmisión anticuado que ha sido culpado por impedir su uso. También daría a las provincias más pobladas una mayor participación en asegurar que las energías renovables se utilicen.

En un esfuerzo aparte, en la reunión de ministros de energía de esta semana en Beijing, se espera que los funcionarios chinos lancen una campaña para flexibilizar su sistema de suministro de energía. El objetivo es crear una red de energía que pueda absorber más fácilmente los altos y bajos asociados con la energía eólica y solar dependiente del clima, dijo Christian Zinglersen, director de la Ministerial de Energía Limpia, que es anfitrión de la reunión.

Sin embargo, el problema de la electricidad que no se utiliza podría empeorar antes de que mejore, dijo Liutong Zhang, gerente senior del Grupo Lantau, una firma de consultoría energética con sede en Hong Kong. Se planea más energía solar y eólica en las provincias chinas que ya tienen más capacidad de generación de energía que la que utilizan. Otras plantas de carbón también están programadas para entrar en línea, dijo Zhang.

Las dificultades de China, aunque más pronunciadas que en otros países, no son únicas. Los países occidentales han experimentado sus propias luchas por las energías renovables ya que las empresas de servicios públicos intentaron integrar la energía eólica y solar dependiente del clima en las redes eléctricas construidas alrededor de las centrales de carbón, que son más contaminantes pero también más fiables.

Sin embargo, en las próximas dos décadas, se espera que los acontecimientos en países en vías de desarrollo, incluyendo a China y la India, desempeñen un papel ampliado en la lucha contra el cambio climático.

“Las naciones en vías de desarrollo enfrentarán estos mismos desafíos”, dice Edward Cunningham, director de programas de China en la Kennedy School of Government de la Universidad de Harvard.

Estados Unidos, por su parte, parece dirigirse hacia una presencia más disminuida mientras Trump y sus compañeros republicanos se alejan de las políticas climáticas del ex presidente Barack Obama.

Se espera que casi todo el aumento de la demanda de electricidad en los próximos años provenga de países en desarrollo, según proyecciones de la Administración Internacional de Energía. Sólo China representará alrededor de la mitad del total.

Las luchas de China para maximizar su uso de las energías renovables no necesariamente le impiden alcanzar las metas internacionales de emisiones que apuntan a mantener el calentamiento global por debajo de los 2 grados Celsius en comparación con los niveles preindustriales. Pero hará que sea mucho más caro a menos que China sea capaz de adaptar su sistema de suministro de energía mientras aún está en desarrollo, finaliza Zinglersen.

Artículo original, AP.



Summary
China ve amenazado su liderazgo en energías verdes
Article Name
China ve amenazado su liderazgo en energías verdes
Description
La lucha de China por reducir la contaminación la ha convertido en el líder mundial en el desarrollo de energías renovables, sin embargo el país se esfuerza sin éxito en una red dominada por el carbón.
Author